Error en la base de datos de WordPress: [Got error 122 'Internal (unspecified) error in handler' from Aria]
SHOW FULL COLUMNS FROM `blog_options`

Error en la base de datos de WordPress: [Got error 122 'Internal (unspecified) error in handler' from Aria]
SHOW FULL COLUMNS FROM `blog_options`

Error en la base de datos de WordPress: [Got error 122 'Internal (unspecified) error in handler' from Aria]
SHOW FULL COLUMNS FROM `blog_options`

Error en la base de datos de WordPress: [Got error 122 'Internal (unspecified) error in handler' from Aria]
SHOW FULL COLUMNS FROM `blog_options`

Error en la base de datos de WordPress: [Got error 122 'Internal (unspecified) error in handler' from Aria]
SHOW FULL COLUMNS FROM `blog_options`

Error en la base de datos de WordPress: [Got error 122 'Internal (unspecified) error in handler' from Aria]
SHOW FULL COLUMNS FROM `blog_options`

Error en la base de datos de WordPress: [Got error 122 'Internal (unspecified) error in handler' from Aria]
SHOW FULL COLUMNS FROM `blog_options`

Error en la base de datos de WordPress: [Got error 122 'Internal (unspecified) error in handler' from Aria]
SELECT t.*, tt.*, tr.object_id FROM blog_terms AS t INNER JOIN blog_term_taxonomy AS tt ON t.term_id = tt.term_id INNER JOIN blog_term_relationships AS tr ON tr.term_taxonomy_id = tt.term_taxonomy_id WHERE tt.taxonomy IN ('category', 'post_tag', 'post_format') AND tr.object_id IN (581) ORDER BY t.name ASC

Silvia Orduna | Blog » Faraján

Faraján

Escrito por silvia el 29 enero, 2015

He visitado Faraján, un pequeño pueblo de la serranía de Ronda (muy muy pequeño) en alguna que otra ocasión.  El acceso al pueblo se hace a través de una carretera de montaña en la que difícilmente se cruzan 2 coches sobre todo en el último tramo. Carretera de montaña y muchas curvas es el recuerdo que tengo de la entrada al pueblo. Pero mi última visita fue para capturar e inmortalizar la boda de Alberto y Wafae. Pasé allí todo el fin de semana de una lado para otro y cuando me quise dar cuenta era ya domingo. Sí, el tiempo pasó a la velocidad de la luz, en un abrir y cerrar de ojos estaba volviendo  camino a casa con la cámara llena de fotos de un día especial.

Mi primer paseo fue para tantear el terreno, buscar localizaciones por si el futuro matrimonio no tenía nada preparado para mi, porque no habíamos hablado mucho del tipo de fotos que querían que les hiciera. Y así fue, confiaron en mi ojo, mi cámara y la improvisación. Decisión que provocó en mí un pequeño asomo de los nervios que creía tener controlados.  Así que me empeñé en dar aquella vuelta por el pueblo nada más llegar, aunque no sirvió de mucho porque un par de gatos se cruzaron en mi camino y me sacaron del ensimismamiento con el que había llegado. Lo agradecí.

Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján Faraján